Entendiendo la Autoridad

Actualizado: 2 de feb de 2019


En el tema de la autoridad, como en todos los casos, Dios es el primero; así que Dios es el primero que delegó autoridad pero ¿En quien lo hizo? ¿A quien fue el primero en delegar su autoridad? Dios delegó autoridad en sí mismo.


Lo explicaremos a continuación para ir entendiendo la autoridad.  


No sin antes decir: que nadie, que no esté bajo autoridad tiene derecho a ejercer autoridad.  


Cuando digo; que Dios ha delegado autoridad en sí mismo, es porque las escrituras así lo revelan y queda demostrado mediante ellas.   


Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el espíritu es el mismo y hay diversidad de ministerios pero el señor es el mismo y hay diversidad de operaciones pero Dios que hace todas las cosas en todos, es el mismo. 1ª. co. 12:5-7 


Esto quiere decir, que es el Espíritu Santo quien da y reparte los dones espirituales y que es Jesús el que da o constituye los ministerios y que Dios el padre es el que opera o hace todas las cosas.

Veamos al Dios de las operaciones, quien opera mediante sus nombres, pues debes saber que cada nombre ejerce una operación, ya que cada nombre tiene un significado el cual influye en el destino de la persona o ser que lleva ese nombre.  


Pero veamos esto desde el principio, para lo cual tomaremos el pasaje de la creación en el libro de génesis, pues todos sabemos que dios es el creador, pero es en génesis donde se nos revela esto.  En el principio creó Elohim los cielos y la tierra.


Observemos el nombre del creador, este nombre de Dios, denota la pluralidad de Dios es decir, que Dios se manifestaría en el futuro, en tres divinas personas. Jehová o Yahweh, Jesús y el Espíritu Santo. Y esto también lo sabemos, lo que a veces pasamos por alto, es: el porqué Dios tiene varios nombres. Y es que a través de sus nombres Dios ejecuta la diversidad de operaciones, veamos otro pasaje para entender estas operaciones y con ello entender esta delegación de autoridad, de Dios en sí mismo y en otros. 


El que habita al abrigo de el Elyon (altísimo) morará bajo la sombra de el Shaday (omnipotente) aquí en la operación de estos nombres, Dios nos revela; que no hay nadie mas alto que el, pues el Elyon  significa: que  el, es el más alto de todos los altos y obviamente no hay nadie mas alto que el, como está escrito: cuando Dios juró a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo.


¡Aleluya! Qué maravilloso Dios tenemos, siempre cumplirá lo que promete pues ha antepuesto su propio nombre, como garantía de esa promesa.  


Así que, cuando Dios nos revela esto, nos está diciendo  que tiene toda la autoridad  y todo el poder.

Cuando usa estos dos nombres  el Elyon y el Shaday, pues él,  es el Dios altísimo y todopoderoso.  


A continuación  haremos un pequeño organigrama para entender mejor esto, adelantando que ese poder y esa autoridad la delegó en Jesús, pues escrito está: toda potestad (autoridad)  me ha sido dada en el cielo y la tierra.  Y esta autoridad, también la delegaría más adelante al Espíritu Santo y a los apóstoles.

Después de nuestro pequeño organigrama;  explicaremos por la palabra, esta delegación de autoridad; Jesús dijo: “el padre es mayor que yo” enseñándonos que estaba sujeto a la autoridad del padre, de quien había recibido toda potestad y aunque tenía toda autoridad (Mt. 28:18) dio a entender que no estaba por encima de quien le había dado la autoridad. 


Que maravilloso es ver que Jesús mismo, aun siendo Dios, sabía respetar autoridad, más aún, es imposible creer que; aun el Espíritu Santo se someta a la autoridad de Jesús y el Padre; y esto de que es imposible, no es porque no sea posible, sino que esta realidad, nos es enseñada para que nosotros, a los que a veces o casi siempre nos resulta imposible someternos a autoridad, nos sometamos a ella. 


Jesús dijo: he aquí, yo enviaré la promesa de mi padre sobre ustedes, pero quedaos en jerusalén, hasta que seáis investidos de poder de lo alto Lucas 24:49. Y también dice: pero cuando venga el espíritu de verdad, él los guiará a toda verdad porque no hablará de su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir, el me glorificará porque tomará de lo mío y os lo hará saber, todo lo que tiene el padre es mío, por eso dije que tomará de lo mío y os lo hará saber.


Es impactante ver, como aun el Espíritu Santo, está sujeto a la autoridad del padre y del hijo, en tanto que dice: no hablara de su propia cuenta, lo mismo que Jesús no enseñó su propia doctrina, sino la doctrina de su padre que lo envió, ¡ojala! Tu y yo aprendiéramos esta absoluta sujeción, la sujeción engrandece al ser humano. Sobre todo a quien dice temer o creer en Dios. 


Y aunque el Espíritu Santo está bajo autoridad, también ejerce autoridad, ya que en el libro de los Hechos, el es, el que guía a los apóstoles y a la recién formada iglesia. Y qué mayor muestra de eso, que cuando le prohíbe a Pablo, ir a asia, y en el mismo libro, vemos que es él, el que tiene toda la autoridad, misma que ejerce a través de los 5 ministerios primarios.


Así llegamos a la delegación que Jesús hizo a sus discípulos, según lo que enseña Mateo 10, entonces llamando a sus 12 discípulos (apóstoles, la mayor autoridad) les dio autoridad...... Los nombres de los 12 apóstoles son...... A estos 12 envío jesus........ Y estos 12 designaron diáconos etc.


No vayas a ninguna parte a hacer nada, si no te han enviado, si no han delegado sobre ti autoridad, y no te ha ungido para ir a hacer la obra, sobre todo la obra del señor, pues a través de este pequeño estudio, hemos aprendido que ni siquiera Dios se mueve, sin esta delegación de autoridad.


Es mi deseo, que a través de este tratado, aprendas autoridad, para entonces poder ejercer autoridad. Que Dios te bendiga, con amor en Cristo: Jose E. Trapala

61 vistas0 comentarios

Ministerios Raíz de David

©2020 Copyright Ministerios Raíz de David