Nuestro Ministerio

Se dedica a expandir el reino de los cielos

Sobre la tierra y dar gloria y honra al único Dios

Digno de recibirla, creemos que éste ministerio ha nacido del corazón de Dios, para ir, no solo a los perdidos del mundo, si no también rescatar a los que se van perdiendo y que ya eran cristianos. ​

También somos el instrumento que Dios esta usando para restaurar ministerios (ministros) lastimados, golpeados y que por diversas causas están lejos del ministerio y de Dios, hemos visto en estos años de servicio al Señor y al cuerpo de Cristo el respaldo de Dios sobre nosotros a través de la restauración de ellos.

miradaimg (6).jpg

La Visión

DECLARA

LA VISIÓN

Y escribela en tablas, para el que la lee o escuche corra tras ella, es decir trabaje para llevar a cabo esa visión declarada por Dios a su siervo.

PRIMERO

DE CARÁCTER

Espiritual y por ende es, elevarnos en lo espiritual y expandirnos después en lo territorial y material

LLEGAR

A TODO EL MUNDO

Para bendecir al cuerpo de cristo donde quiera que se encuentre a través de la palabra viva de Dios.

REVELACIÓN

Y UNCIÓN

A través de la palabra profética y por la alabanza y adoración que el Señor nos ha dado, formando discípulos maduros y no religiosos.

OBJETIVO

DE VER UNIDO

El cuerpo del Señor y completar su gozo confraternizando con todo Ministerio  a fin  y aún con todos los no afines a nosotros, para cumplir juntos la gran comisión.

SIRVIENDO

A NUESTRO

Comunidad mediante nuestra asociación civil. M.I.R.A.D.A  A.C.

Acerca del logotipo de nuestro Ministerio

Te diremos que recibimos de Dios la visión de ser uno de los ministerios de los últimos tiempos (los obreros de la última hora), fundada nuestra fé en las raíces (fundamento) que la biblia nos enseña.

Dato Relevante

 El Cristianismo tiene su raíz en el Judaísmo, como esta escrito: La salvación viene de los Judíos, no somos un movimiento mesiánico, aunque entendemos tal movimiento sobre todo el que viene de Dios, pues hay muchos Judíos convirtiéndose a Cristo, quienes también son nuestros hermanos, pues el señor no ha desechado a su pueblo, más bien, somos nosotros la gentilidad (las ramas injertadas en el buen olivo); quienes junto con ellos formaremos un solo pueblo.